{header}

Sobre Educación...

 

Para quienes les interese la educación es que agregué este articulo que presenta brevemente a un maestro que me llena de orgullo: Sabas Olaizola.

Por otro lado me parece super valioso esta mirada de la educación que tiene muchos años, el metodo Decroly es fantástico de leer para quienes hoy hablan de una escuela nueva...descubrirán que lo nuevo siempre es muy relativo.  

 

Hace tiempo que en la América Hispana un hervor de inquietudes va remozando los campos intelectuales. La lucha por una cultura autóctona, por un modo, nuestro y adecuado a nuestra estructura social, económica e intelectual va espigando en los surcos, y lo que ayer fue sólo aspiración de sembradores es hoy una realidad -tiene derechos a ello- crearse su propia cultura, lo que no significa desprecio de lo universal e imperecedero de las otras culturas, de los elementos fundamentales del pensamiento humano, sino, una cultura hecha para nuestro medio y por nuestros hombres y mujeres; nosotros debemos ir a la recreación por adaptaciones sucesivas, por investigaciones y sondeamientos en el espíritu continental, en la propia realidad, de lo que pudiéramos llamar el modo cultural americano, el estilo vital que distingue a un pueblo de otro, que da fisonomía a una raza. Pero para hacer realidad esta aspiración es indispensable formar un equipo de hombres nuevos de América, que busquen en la naturaleza, vivero inagotable de energías, los elementos vivos de sus creaciones: obreros, artesanos, descubridores y artistas, inventores, pensadores y poetas que encuentren motivos para obrar y la raíz de sus pensamientos y de sus sueños en el vasto escenario de la tierra americana. Aspiración esta que nos lleva a la fuente primera de toda creación social, de toda aspiración humana; la Escuela, que por medio de la educación es capaz de darnos ese equipo de hombres. Se me dirá, no obstante, que los grandes hombres, los transformadores, se han formado fuera de la escuela y a pesar de la escuela, pero esto sólo se explica porque la escuela tradicional no estaba hecha para la libertad sino para la sumisión, no fue creada para el pensamiento que se elabora y crea en la actividad libre y espontánea, sino para la adquisición memorística del pensamiento elaborado. Pero no es a esa escuela a la que quiero referirme sino a la Escuela Activa, hecha para dar satisfacción a los intereses del niño y no para aprisionarlo y anularlo; la escuela que siguiendo el ritmo de la vida va favoreciendo la expansión y el crecimiento de los espíritus creadores y libres; esa escuela de la que es altísimo representante el Indoamérica Sabás Olaizola, maestro integral que ha comprendido e interpreta en los hechos los anhelos americanos y se ha dado a trabajar con ahínco por esa escuela humana y salvadora, que habrá de darnos la fisonomía propia.

Sabás Olaizola, maestro uruguayo, con el acopio de ciencia y de verdad, pero sobre todo con una sensibilidad y un espíritu comprensivo y humanos, con alma de artista se ha dado por entero a la tarea laudable de arraigar en América la Escuela Activa, por la cual luchan denodadamente los maestros progresistas del mundo entero. Después de estudiar en Europa al lado de los grandes maestros, después de ver y experimentar en las tierras extranjeras es difícil ciencia de la escuela "según la ciencia y el buen sentido", se reintegra a su patria, donde con el apoyo decidido del Doctor Santín Carlos Rossi, Presidente que fue del Consejo Nacional de educación de su país, continúa su interrumpida labor en su Escuela Nueva de Las Piedras, burgo distante pocos kilómetros de la ciudad de Montevideo. No es su escuela una copia servil de una escuela nueva cualquiera de Europa o Norteamérica, ni en ella se aplica un método escogido al azar entre las muchas técnicas modernas. Allí se aplica el método de los centros de interés de Decroly, en sus líneas generales con inteligentes modificaciones sugeridas por otras técnicas como el plan Dalton y el Método de Proyectos, pero sobre todo aconsejadas por la práctica y por el medio.

 

Clara, alegre, armoniosa, como el espíritu de su creador, la escuela experimental de Las Piedras (*)es una vida desbordante y creadora; dentro de la comunidad es un estímulo y por ella se incorporan a la vida del arte, de la ciencia, a la alegría plena, los vecinos del barrio. Los chicos, aman la escuela y amándola, hacen que sus padres la sientan también suya. La escuela es una prolongación de la colectividad, es la comunidad misma, y así ha de ser, porque la escuela que vive aislada y solitaria, sin contacto con la comunidad, sin preocupaciones por los problemas de ésta, es un organismo muerto que la resaca arroja sobre las playas desiertas.

 

En la escuela Experimental de Las Piedras tienen amplia aplicación el principio biológico de la actividad y el principio social de comunidad. Por el primero, el niño, dirigido por sus propios intereses satisface sus necesidades vitales en el aprendizaje, es decir, que a diferencia de la escuela vieja, que, obraba de fuera hacia adentro, aquélla, siguiendo el principio funcional, obra de dentro hacia afuera, por la apropiación que hace el espíritu de las cosas que le son indispensables para desarrollarse, crecer y crear. Por el principio de comunidad, la escuela, el niño, se incertan, o mejor se conjugan en el medio ambiente para dar y recibir influencias, para vivir vida plena que no se logra sino en el contacto con la comunidad. Así la escuela se perfecciona y coopera en el mejoramiento de la colectividad. La escuela misma es una comunidad de vida y de trabajo, orgánicamente estructurada. Sólo la escuela organizada como "comunidad vital" con vida patriarcal, nos dice Olaizola en una de sus obras, en contacto con la naturaleza y sus transformaciones primitivas, en relación con las manifestaciones más amplias y más plenamente modernas de la vida social y económica actual; actividad con propios fines, coordinación de las vivencias espirituales sobre los objetivos de significación en la vida, plenitud de acción, respeto, estímulo, afirmación de la personalidad humana en función de las adaptaciones necesarias" hará conocer la vida actual a los educadores, porque sólo lo que es vivido es aprendido.

 

De la Escuela Nueva de Sabás Olaizola nos hablan Adolfo Ferriere, el más grande y decidido propulsor de la Escuela Activa, en el Mundo; Amelia Hamaide, colaboradora de Decroly y actual directora de la Escuela de 1º Ermitage, en Bruselas, Georges Roumá, el gran maestro belga, Juan Calo, destacado pedagogo italiano y una gran multitud de maestros y visitantes entusiasmados con esta notable realización pedagógica a la que concurren maestros y visitantes de todos los países. Pro la mejor definición de la Escuela Experimental de Las Piedras nos la da su propio creador en los treinta puntos en que resume las directrices de la magnífica obra de Olaizola titulada "La Escuela Nueva en el Uruguay". Allí nos da hechos concretos, realizaciones de un ideal que hizo exclamar a Ferriere : "Ud. es feliz, Olaizola, por haber concebido un ensueño con arreglo a la psicología biológica y haber logrado encárnalo en la realidad".

Como dijimos al principio, la Escuela Experimental de Las Piedras no es una imitación, es una creación, una adaptación de los principios a la realidad americana, inteligentemente hecha por Sabás Olaizola, y no podía ser de otra manera, porque cada maestro verdadero, y sólo lo es quien es capaz de crear, tiene su estilo, su método y aun trabajando con los métodos ajenos, con las ideas de otro, les imprime una fisonomía nueva, un color propio, que emergen del espíritu de quien lo usa. Un método es cosa muerta en las manos de un maestro inhábil, pero es un instrumento maravilloso de creación en las manos de quien sabe usarlos, lo que viene a hacer valedera la expresión: "el maestro es el método".

La Escuela de Las Piedras, como la escuela de Malvin y la escuela Progreso y las múltiples reformas realizadas en el Uruguay en educación fueron la cristalización de un movimiento de ideas que encontró en Santín Carlos Rossi un padrino eminente, entusiasta y decidido; fueron la culminación del pensamiento renovador de José Pedro Varela, que en las últimas décadas del siglo pasado daba el grito de alarma acusando el mal que producían las escuelas anquilosadas dentro de pensamientos viejo de la edad colonial. Estas escuelas nuevas fueron una lógicas consecuencia de movimiento anterior y su precursor, José Pedro Varela, es seguido, aunque superándolo con una visión más clara y con un método más científico, por Sabás Olaizola, Blas S. Genovese, Emilio Fournie, Hipólito Cairolo, Emilio Verdesio, Débora Vitale D' Amico, Olimpia Férnandez Lascao y otros no menos esforzadores, continuadores de la obra, obra y comprensivo de Santín Carlos Rossi sucedió en la Dirección del Consejo de Educación la mentalidad estrecha de su país, que fueron norma y ejemplo en América, retroceden a su antiguo quietismo, a una remota edad media del aprendizaje mecánico insustancial; que quiere las escuelas sin nombres de países extraños, que prohibe se canten los himnos de países americanos en las escuelas uruguayas; que pone en entredicho las correspondencias interescolares de los niños del Continente con los de su país y se indigna porque en los cánticos escolares figuren la palabra amor. Pero por encima de ese instinto primitivo de destrucción flota el espíritu creador del Magisterio uruguayo, y la mente guiadora de José Pedro Varela; allí están para combatirlo Humberto Cairolo y los maestros que desde la Unión del Magisterio Uruguayo trabajan por una escuela humana, para la libertad y el amor, y desde donde puedan tender las manos temblorosas de emoción los niños uruguayos a todos los niños de América, en un fraterno gesto por la integración espiritual del Continente.

Sabás Olaizola está entre nosotros. Contratado por el Gobierno Venezolano abandonó temporalmente y con permiso del Gobierno de su país, su escuela de Las Piedras para poner al servicio de un país hermano su ciencia y su experiencia. Ya lo tenemos al frente de la Escuela Experimental "José G. Artigas", creada especialmente para él, experimentando, adaptando, creando. De su labor generosa y desinteresada mucho de bueno se derivará para la educación venezolana.

No quiere Olaizola repetirse o imitarse a sí mismo, por eso la Escuela José G. Artigas no será un doble de la Escuela de Las Piedras. Esta, nos dice, es una escuela uruguaya, y aun cuando el medio es más o menos el mismo y sus necesidades son más o menos semejantes, hay sin embargo multitud de modalidades especiales que es necesario tomar en cuanta. La escuela ha de adaptarse al medio, aprovechando las condiciones favorables para la obra educacional y obrado sobre las desfavorables para transformarlas en influencias saludables. Sin este segundo aspecto la labor social de la escuela careciera de significado. Por eso, en la Escuela Artigas, piensa Olaizola dejarnos una escuela Nueva venezolana, semillero de inquietudes y de anhelos y desde donde los nuevos principios se abrirán camino para la salvación de la infancia y para la formación de los hombres creadores y libres que Venezuela necesita.

La labor silenciosa del maestro uruguayo, en la que cooperan un grupo entusiasta de maestros venezolanos, dentro de poco comenzará a fructificar y ojalá que sus compromisos en el Uruguay le permitan quedarse mucho tiempo entre nosotros. En otra oportunidad nos ocuparemos en detalle del funcionamiento de la Escuela Experimental "José G. Artigas" y de los resultados obtenidos en su corta labor.

 

PRIETO FIGUEROA, LUIS B.

En: Maestros de América. Ediciones de la Presidencia de la República. Caracas, 1975

*1 Eudoro Melo, así se llama actualmente la ex-escuela experimental, que si bien es una escuela "común" el inmenso edificio con sus paballones, clasificados como:artesanos, descubridores y artistas, inventores, pensadores y poetas, rodeado de una gran variedad de árboles; no deja olvidar el fantástico sueño de este gran emprendedor; tuve la gran fortuna de hacer ahí mi practica docente.

 

 

 

|

Comentarios

Celebro que tengamos el primer articulo publicando por un participante del programa!!

Gracias Georgina!

-----------------

Juan Carlos Lucas

Director académico Proyecto Hacer Historia

http://www.juancarloslucas.com.ar

http://innovaconsulting.com.ar

Estimada, gracias por sus aportes, a mi me interesa lo que pueda aportar. ¿Qué pasará con el resto de la comunidad?

Beso grande

JUAN

-----------------

Juan Carlos Lucas

Director académico Proyecto Hacer Historia

http://www.juancarloslucas.com.ar

http://innovaconsulting.com.ar

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

{footer}
Cerrar